Hot Topics
  • No tengas miedo, que yo estoy contigo; no te desanimes, que yo soy tu Dios.
    Vengan a mí todos ustedes que están cansados y agobiados, y yo les daré descanso. Mateo 11:28
    Por eso les digo: Crean que ya han recibido todo lo que estén pidiendo en oración, y lo obtendrán. Marcos 11:24
  • Mateo 18:20 La Iglesia Local

    Así como Juan 3:16 es un versículo sobresaliente por su presentación sucinta de verdades clave del evangelio, Mateo 18.20 es un versículo sobresaliente por su presentación sucinta de verdades clave acerca de la asamblea, que es la iglesia local. 1 “Porque donde están” – LA PERSEVERANCIA del testimonio en una localidad “Están … congregados” es un verbo griego en participio perfecto, y por esto significa que las personas se han estado reuniendo y se están reuniendo aún. Implica algo de carácter permanente, no eventual. Una obra comienza con la evangelización, como está ilustrado en la predicación en Samaria en Hechos capítulo 8, “Los que fueron esparcidos iban por todas partes anunciando el evangelio”. Una obra se consolida con la enseñanza, como está ilustrado en Hechos 2:42, donde los que fueron salvos, bautizados y añadidos a la iglesia perseveraban en la doctrina de los apóstoles. No se limita a la cena del Señor, sino trata de todas las reuniones de una asamblea.

    2 “dos o tres” – LA PROCEDENCIA de los creyentes que componen una asamblea local Esta frase hay que considerarla con el punto anterior en mente, no puede interpretarse en referencia al encuentro informal de ciertos creyentes. Por ejemplo, abarca la reunión más pequeña de una asamblea, que es la de los ancianos, donde nada tiene de extraño que sea de dos o tres personas. La posición de estas personas delante de Dios es que eran salvos. Son de “los que recibieron la palabra”, Hechos 2:41. La condición de estas personas es que son sanos en la fe en tres sentidos: fraternalmente: El Señor habló de esto en el párrafo que incluye el 18:20, o sea, del versículo 15 hasta el 22; “Si tu hermano peca contra ti …” moralmente: Este es el tema de 1 Corintios 5, que hace mención del fornicario, avaro, idólatra, maldiciente, borracho y ladrón. doctrinalmente: “… naufragaron en cuanto a la fe algunos”, 1 Timoteo 1:19, 20 Estos tres pasajes son los que ordenan la excomunicación en el caso de pecados repetitivos, empleando expresiones como tratar a uno como “gentil y publicano”, no juntarse y “entregado a Satanás”. Pero la excomunicación es sólo la forma más severa de tratar con el miembro que haya faltado; varias otras escrituras tratan de formas menos severas y apropiadas más a menudo. 3 “congregados” – LA PRESIDENCIA del Espíritu Santo controlando a la asamblea Este verbo es pasivo, o sea, que otro es el que los congrega. El Espíritu Santo, cual hombre con el cántaro de agua en Lucas 22:10, es quien guía a los creyentes al lugar indicado por el Señor a la iglesia local. Cuando el Espíritu Santo está libre a actuar en los creyentes, Él está activo. “El Señor es el Espíritu; y donde está el Espíritu del Señor, allí hay libertad”, 2 Corintios 3:17. Escribió el vidente Juan: “Yo estaba en el Espíritu en el día del Señor, y oí detrás de mí una gran voz”, Apoc. 1:10. Pero cuando, por la conducta o la actitud de los creyentes, el Espíritu limitado, Él está apagado. “No apaguéis al Espíritu”, exhortó Pablo en 1 Tesalonicenses 5:19. 4 “en mi nombre” – LA PREFERENCIA de los santos obedeciendo el llamado a la comunión La preposición en podría mejor traducirse hacia. O sea, el significado es “reunidos hacia mi nombre”. Es eis en griego, traducido, por ejemplo, “el amor … hacia su nombre” en Hebreos 6.10, “una buena conciencia hacia Dios” en 1 Pedro 3.21. A lo largo de las Escrituras, el nombre de un individuo es descriptivo de su persona. Así, la mención del nombre del Señor en Mateo 18.20 alude a lo que Él es. La atracción es a Él: es nuestra devoción. “Fuisteis llamados a la comunión con su Hijo Jesucristo nuestro Señor”, 1 Corintios 1:9. “Salgamos, pues, a él, fuera del campamento, llevando su vituperio”, Hebreos 13:13. La autoridad es de Él: de allí nuestra sujeción en varias esferas que Él ha ordenado. “Someteos, pues, a Dios”, Santiago 4:7. “Obedeced a vuestros pastores, y sujetaos a ellos”, Hebreos 13:17. “Cristo es la cabeza de todo varón, y el varón es la cabeza de la mujer”, 1 Corintios 11:2-16. 5 “allí estoy” – LA PRESENCIA de Cristo en la iglesia local No es nada más en las reuniones que el Señor está presente, la iglesia local es un templo espiritual de carácter permanente. El deseo divino es que una asamblea permanezca hasta el rapto; “Todas las veces que comiereis este pan, y bebiereis esta copa, la muerte del Señor anunciáis hasta que él venga”, 1 Corintios 11:26. Pero, una asamblea puede dejar de existir, o ser destruida, antes del rapto; “Si alguno destruyere el templo de Dios, Dios le destruirá a él”, 1 Corintios 3:17. Su santidad expresa su carácter. “para que … sepas cómo debes conducirte en la casa de Dios, que es la iglesia del Dios viviente, columna y baluarte de la verdad”, 1 Timoteo 3:15. Su sensibilidad expresa su complacencia. “Recuerda, por tanto, de dónde has caído, y arrepiéntete, y haz las primeras obras; pues si no, vendré pronto a ti, y quitaré tu candelero de su lugar, si no te hubieres arrepentido”, Apocalipsis 2:5. Ejemplo tenemos en el Antiguo Testamento, en Ezequiel 9:3, 11:23, cuando Dios advirtió que abandonaría al templo al no haber arrepentimiento: “La gloria del Dios de Israel se elevó de encima del querubín, sobre el cual había estado, al umbral de la casa” y luego, “La gloria de Jehová se elevó de en medio de la ciudad, y se puso sobre el monte que está al oriente de la ciudad”. 6 “yo en medio de ellos” – LA PREEMINENCIA del Señor entre los creyentes La presencia y la autoridad del Señor en la iglesia local obligan a cada miembro en cuanto a su actitud y su conducta, no sólo en las reuniones, sino en su vida día a día. Nuestra humildad: tolerancia. “Diótrefes … no recibe a los hermanos, y a los que quieren recibirlos se lo prohibe, y los expulsa de la iglesia”, 3 Juan 9, 10. Nuestra amabilidad: trato. “Andad en amor, como también Cristo nos amó”, Efesios 5:2. Nuestra responsabilidad: trabajo. “Yo conozco tus obras, y tu arduo trabajo y paciencia”, Apocalipsis 2:2. David R. Alves — Puerto Vallarta, México

    http://gospelriver.com/audio/otros/Venezuela/33_PS_Temarios_2_semanas.pdf

    Be the first to comment on "Mateo 18:20 La Iglesia Local"

    Leave a comment

    Your email address will not be published.


    *